Idõ  4 óra

Koordináták 446

Uploaded 2015. október 26.

Recorded április 2015

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
1 015 m
790 m
0
0,9
1,9
3,73 km

Megtekintve 1716 alkalommal, letöltve 37 alkalommal

közel les Planes d'Hostoles, Catalunya (España)

Cascades del Goleró o Barranc de la Riera de l'Om (Susqueda - La Selva)

Para llegar al aparcamiento de este barranco, tomamos como punto de referencia y salida Sant Esteve d'en Bas, desde esta población seguimos por la C-153 dirección a Els Hostalets d'en Bas / Rupit / Vic. Después de unos 11 kilómetros aproximadamente, nada más pasar el cartel que nos indica que hemos entrado en la comarca de La Selva, a pocos metros, veremos un desvío a nuestra izquierda. Tomamos ese desvío y seguimos rectos por la carretera, hasta que en unos 2 kilómetros, pasemos un pequeño puente y encontremos a mano derecha una curva con un buen sitio para dejar el coche. Como observación decir que antes, al tomar este desvío, se solía bajar por la carretera que hay a mano derecha, y que te lleva directamente a la cabecera del barranco, pero últimamente, debido a algunos conflictos que han tenido algunos compañeros barranquistas con el propietario de la finca por donde pasa el camino, tales como llamar a la Policía Local para que les multe, aparcar su tractor en medio del camino para impedir que se marchen o otras capulladas de ese tipo, aconsejo no ir por el camino de toda la vida, y ir a esta nueva zona de aparcamiento.

Nada más pasar un pequeño puente , dejamos el coche a mano derecha en una gran explanada. Cogemos las mochilas y saltamos unos cables de ganado para bajar dirección Susqueda, a través de unos campos para el ganado. A mitad de la aproximación, tendremos que pasar por una puerta de paso, cruzamos y la cerramos para que no se escape el ganado. En unos 20 minutos llegamos al Goleró, va flojo de agua, aunque mejor eso a que vaya seco.

Justo antes de llegar al cauce, hay un lugar para cambiarse, así que nos ponemos el traje de romano y ... ¡¡al ataquerrrr!!!! Desde que entramos en el Goleró hasta el primer rápel tenemos unos diez minutos de resaltes. El agua está casi congelada, así que hacemos unas cuantas piruetas para no mojarnos mucho. De pronto el barranco deja de ser encajonado y se abre con los 95 metros de cascadas a nuestros pies, así que montamos el primer rápel, instalado en la izquierda orográfica con químicos, y a bajar toca.

Las fuertes lluvias que han caído estos últimos días, han arrastrado muchísimos troncos, depositándolos en las cabeceras y a los pies de los rápeles. No son muchos, pero a veces molestan un poco para poder avanzar. El primer rápel tiene 19 metros, y es muy cómodo de bajar. En la derecha orográfica, si la poza está bien de agua, podemos improvisar un salto de unos 5 metros. Con las fuertes lluvias de los últimos días, no tenemos problemas en el salto, ya que lo normal es que está seco.

Casi de inmediato, encontramos la instalación del segundo rápel, otra vez en la izquierda orográfica. De nuevo dos químicos. El barranco fue reequipado con químicos, estando todos en perfecto estado. En este segundo rápel, de 25 metros, pasamos por la vena del agua para refrescarnos un poco. En caso de mucho caudal, podríamos evitar el chorro descendiendo un poco más hacia la derecha, tal cual se ve en la foto.

Al acabar el rápel, tenemos que destrepar un poco hasta llegar a una chapa donde podemos montar un pasamanos en caso de mucho caudal. La roca resbala un poco por culpa de las algas y el fango acumulado, así que cuidado al bajar. Al estar este tramo totalmente seco y tener buen agarre en las botas, no necesitamos montar el pasamos para llegar a la instalación del tercer rápel, pero en caso de no tenerlo claro o ver el mínimo riesgo, mejor montarlo. En los primeros metros de este rápel, tocamos piedra, pero luego, es volado. Un precioso rápel volado de 23 metros. Se evita la vena del agua, para no tener problemas en caso de caudal muy elevado.

Cuando estemos bajando, el árbol que se ve a la derecha nos molestará, más bien, nos lo comeremos con patatas jejeje. Si el que baja primero ayuda un poco y desplaza un poco las cuerdas hacia la izquierda, evitaremos ver y tocar las ramas y las hojas de este arbolito.

La última instalación de este barranco, la encontraremos en la derecha orográfica. Tendremos que atravesar la cascada, cosa que en caso de caudal elevado, nos puede suponer un grave problema, de todas formas, podemos montar un pasamanos para cruzarla. Las vistas desde la cabecera del barranco son ... espectaculares. Si las vistas desde el barranco son espectaculares, las vistas del barranco una vez abajo, para mí lo son más todavía, una pequeña joyita oculta de La Selva.

Ahora empezamos el retorno, aunque de camino haremos una pequeña parada para visitar la Cova d'en Salvi, que nos viene de camino, así que empezamos a trepar por el bloque de piedras que hay a nuestra izquierda. No hay ningún camino marcado, ni nada que se parezca, así que hay que ser un poco intuitivos y subir por donde más cómodo nos resulte. En menos de 10 minutos llegamos a la Cova d'en Salvi, así que nos quitamos todo lo que no sea imprescindible, dejamos las mochilas a la entrada de la cueva y ... a hacer un poco de espeleo ¡¡como mola!!

Al poco de empezar ya encontramos estalactitas, por suerte no han venido vándalos a romperlas y llevárselas de recuerdo. Vemos una especie de grillo que habitan la entrada de la cueva, me recuerdan mucho a la Somereta del Montsant, son enormes y el aguijón que tienen da muy mal rollo, hay miles de ellos, menos mal que nos ven y se apartan, porque como les dé por saltarnos encima, creo que nos morimos del ascazo.

Empezamos a ver marcas negras en el techo, signo inequívoco de uno de los habitantes más típicos en estos lugares ¿¿a quién pertenecerán?? La humedad y el calor son altísimos dentro de la cueva. También hay que tener en cuenta que llevamos el neopreno puesto, más adelante hay un lago subterráneo y dos sifones por los que pasar, así que mejor llevarlo por si nos dá el puntazo de pasarlos.

Aquí tenemos a los responsables de las marcas negras en el techo, murciélagos de cueva (Miniopterus schreibersi). Son pequeñitos y ahora no hay muchos, calculamos unos 200 más o menos, Alex que ha hecho esta cueva en otras ocasiones, nos comenta que en los meses más cálidos suelen haber miles de ellos, apenas dejan ver el techo. Nosotros no los molestamos mucho, les hacemos unas fotos y seguimos a lo nuestro.

La acumulación de guano, excrementos de murciélago, hacen que el calor todavía sea más sofocante, aparte del tufillo que emana jajajaja. Ahora tenemos que hacer un poco de contorsionismo para pasar por un paso bastante estrecho y así llegar a la zona del lago subterráneo. Nos arrastramos unos metros cual lombrices y llegamos a la sala del lago, el techo está totalmente cubierto de barro, vaya pasada de lugar, el agua, cristalina y muy muy fría, menos mal que llevamos el neopreno.

Llegamos al primero de los dos sifones de la cueva. Tendrá unos dos metros, y solo hay que sumergirse en un pequeño tramo de apenas medio metro. Pasamos miramos la siguiente cámara y salimos para regresar a la entrada de la cueva. Salimos a la entrada de la cueva, nos limpiamos un poco los neopreno de todo el guano que llevamos enganchados en un pequeño charco que hay, y a continuar el retorno.

A partir de la cueva, el camino es bastante evidente, hay que ayudarse con los árboles en alguna que otra ocasión al tener tramos con bastante pendiente, pero en general se sube bastante bien. En unos diez minutos dejamos de hacer el jabalí y damos con un camino de piedras que nos llevará hasta los campos de ganado que cruzamos en la aproximación.

Una rudimentaria puerta metálica, que tal y como está hace poco sus funciones como puerta, así que pasamos, la intentamos dejar lo mejor posible y seguimos con nuestro camino. Poder ver estos paisajes ... merece la pena todo el esfuerzo que supone la aproximación, descenso y retorno. Hemos tardado menos de quince minutos en llegar a los campos del ganado, un retorno bastante suavecito. Seguimos el camino que se ve en medio del campo para llegar al coche.

Llegamos, al coche, nos cambiamos, comemos, unas risas, y a volver a casa. Un barranco, sencillo, poco conocido, pero muy bonito, y que al poder combinar con la Cova d'en Salvi, le hace ganar bastantes puntos. Recomendable hacerlo después de lluvias, ya que normalmente va muy flojo de agua.

Aproximación: 15 minutos
Descenso: 1 hora
Cova d'en Salvi: 1 hora
Retorno: 40 minutos

View more external

Waypoint

Cova d'en Salvi

Waypoint

Entrada

Parcelas
Waypoint

Final

Waypoint

Inicio

Waypoint

Parking

Parcelas
Waypoint

Salida

2 hozzászólás

  • Fénykép mikelsilva

    mikelsilva 2018.11.25.

    I have followed this trail  ellenőrzött  View more

    Ahir vaig seguir el teu track, aproximadament i tornada fàcil de seguir, track ben gravat i molt bona opció. Respecte al descens, vaig trobar força aigua i obligava a arribar cordat a la següent reunió (R2 a R3) , la vena d'aigua baixava una mica forta i millor creuar-la lligat, terra relliscant, per tant millor llençar corda de sobres ja que la ressenya en el R2 de 25m la vaig trobar justa, a banda va costar molt de recuperar la corda. Per la resta un descens molt maco, curt però intens i amb les condicions d'aigua que vaig trobar, simplement espectacular!!! Moltes gràcies, seguiré el teu perfil wikiloc d'aprop, tens moltes joies amagades!!!!!

  • Fénykép karibungo

    karibungo 2018.12.02.

    Hola mikelsilva. No m'estranya que t'hagis trobat el barranc amb tanta aigua, després de les últimes pluges era lògic que el cabal fos fort. M'alegro molt que hagis pogut fer-ho en aquestes condicions i que la meva ressenya t'hagi ajudat tant, t'agraeixo la teva valoració. Salut i muntanya !!!

You can or this trail