-
-
301 m
-3 m
0
11
22
44,37 km

Megtekintve 572 alkalommal, letöltve 19 alkalommal

közel El Puerto de Mazarrón, Murcia (España)

Sol cálido de inverno, sol de Murcia, hoy será un sol marino de gaviotas. Deslumbra de amarillo oro el esparto tachonado del verde intenso de los palmitos, todo enmarcado por un azul que huele a mar. Por encima; la línea del horizonte blanca de sales, y más arriba aún el azul limpio y luminoso de nuestra tierra, el azul de Sorolla y Gaya. En las cumbres, apuntando a un enemigo invisible, recortando sus siluetas negras de mil batallas jamás libradas, las baterías de costa de Castillitos. Hoy nos toca; al menos una vez al año tenemos de venir a revivir este paisaje, planear sobre las laderas ocres de cabo Tiñoso; pisar las gruesas, casi negras arenas de Cala Salitrona, dejar nuestras efímeras huellas que el mar borra en espuma.

Isla Plana y su minúsculo puerto apenas apuntado, y su misteriosa Cueva del Agua o los Baños de la Marrana, negro sobre azul junto al dorado de la arena. Campillo de Adentro, rescoldo de sudores, de ralas cosechas, de recios esfuerzos. Paisaje avaro en el que sobrevive la higuera junto a los hoy inútiles algarrobos; junto a ellos olivos grises y chaparros. Abandonadas; viejas instalaciones militares sobreviven junto a la carretera que serpentea, negra de asfalto entre cabezos y pinos.

El silencio; que la brisa susurra sensual a los espartos y que nosotros mancillamos; invasores descarados. Somos cinco, Matías, Felipe, Juan Bautista, Antonio, nuestro hombre eléctrico, y yo mismo. Unos nos dejamos caer hacia la femenina y seductora Cala Salitrona por camino tortuoso de piedras celosas de su intimidad. Otros continúan por la más suave alternativa del asfalto. Nos reencontramos arriba, junto a las Baterías, tras superar el sendero, que sinuoso, se eleva en la ladera.

Instalaciones militares deterioradas por el abandono y el abuso, por la incultura y la desidia, pero aún recuperables, bellas y orgullosas de su pasado, altivas y dominantes de un mar que se extiende a sus pies; mar casi domestico, testigo de grandezas y miserias, de guerras y diásporas que por desgracia nos tocan de cerca.

Hozzászólások

    You can or this trail