-
-
1 091 m
-47 m
0
31
61
122,96 km

Megtekintve 748 alkalommal, letöltve 55 alkalommal

közel Morella, Valencia (España)

Despertamos el domingo 2 sobre las cinco de la madrugada. Hoy nos enfrentábamos a la tercera y ultima etapa entre Morella y Benicassim. Si la etapa 2 con tan solo 66 kms y 2.100m+ fue una autentica escabechina, esta con 123 kms y 2.600m+ no iba a ser a priori un paseo. Tras dos días de medio agonía, con un sabor de boca un tanto amargo (*) por no poder desarrollar todo el potencial que sabia que tenia en las piernas, comenzaría una de las jornadas mas bonitas a nivel personal en el mtb por las por las sensaciones físicas que tuve y el disfrute total como hace tiempo que no lo vivía.

Tras el desayuno (una de las comidas del día a las que ahora presto mas atención) nos fuimos a hacer la maleta pues hoy la organización nos tendría que llevar el equipaje hasta la meta. La verdad es que a nivel organizativo no me puedo quejar, todo hecho de una manera fácil y cómoda. Antes pasé por el servicio de mecánica y mantenimiento para recoger mi montura limpia y revisada. No se ni como pero el tiempo se me echó encima y salí casi de los últimos con mi bici en dirección a la linea de salida. Con las prisas se me había olvidado llenar de agua el bidón y la mochila por lo que a 5 minutos del inicio de la etapa tuve que "volar" y buscar una fuente para llenar el bidón (ya que la mochila no me iba a dar tiempo). Todo exhausto llegue otra vez a la linea de salida justo cuando daban el pistoletazo de salida para comenzar la ultima etapa de esta aventura.

El viento y el frío reinante iban a ser la tónica durante las primeras horas de la etapa (imprescindible un cortavientos y braga). Tras abandonar la zona urbana de Morella nos adentramos en terreno desconocido. Durante los primeros 11 kms fuimos recorriendo zonas de masías y campos, ciclando por caminos de piedras y hierba, con multitud de repechos. Posteriormente enlazamos la GR-7 hasta aproximadamente el km 23 con algunos tramos de senda muy rota que afrontamos tanto pedaleando como a pata empujando la bici (según el nivel de cada uno). Pese a haber entrado en calor por la orografia, el frío seguida haciendo mella en mis piernas. Posteriormente comenzaría un tramo largo en descenso de aproximadamente 30 kms, si bien en el km 40 tendríamos el primer avituallamiento del día. El sol cada vez iba elevándose mas y mas pero a esas altitudes seguía haciendo frío. Aquí únicamente rellené el bidón pues aunque llevaba el chaleco de hidratación estaba claro que no iba a necesitar mas agua de la necesaria. Este tramo largo de bajada fue espectacular pues el viendo soplaba a favor y hacia que las velocidades fueran considerables. Yendo a un ritmo fuerte pero sin pasarme de revoluciones iba cogiendo grupitos de bikers y tras liderarlos a la cabeza durante unos instantes, la mayoría no podían (o no querían) seguir mi rebufo, quedándose atrás. Quizás iban reservándose para lo que vendría después, quien sabe. Fuera lo que fuera la verdad es que mi autoestima iba increscendo (en llano o bajada noto que desarrollo bastante potencia, quizás ventaja de ser mas carretero que betetero supongo).

En el km 60 comenzó el primero de los dos "huesos" de la jornada, la subida asfaltada de Mas d'Agut que nos llevaría al segundo avituallamiento de Sierra Engarceran. Para mi sorpresa mis piernas seguían fuertes, frescas y durante los 5 kms de subida pude apretar fuerte notando la dureza de la pendiente pero sin aflojar ni un ápice. Aquí pude adelantar varios bikers e incluso la rampa final al pueblo de Sierra Engarceran me puse de pié y la hice del tirón mientras la gente del pueblo nos animaba y aplaudía. Merecida recompensa nos esperaba en el avituallamiento. La verdad es que las cosas iban de putisima madre, en condiciones normales ya iría acalambrado y allí estaba tomándome una cocacola y un bocata mas contento que unas perdices. Ahora si estaba realmente disfrutando.

Tras abandonar Sierra Engarceran proseguí la ruta sin variar mi ritmo de pedaleo. Tan solo quedaban un puñado de repechos pasando por algunas "masías" (en una de ellas servían un suculento jamón y creo que también mojito isotónico). De nuevo abandonamos terreno montañoso y entramos en un tramo mas o menos llano y relativamente despejado. Según leí en el dossier de carrera íbamos a pasar por algún tramo de arena de la Via Augusta, pero no esperaba que fuera tan largo. Durante algunos kilometros la ruta transcurrió por un camino de arena a lo "Titan Desert" que después de todo fue divertido y ameno. Así llegue al ultimo avituallamiento en la Pobla Tornesa, a los pies del Desierto de las Palmas, una montaña impresionante que nos conectaría con la costa mediterránea. Ya solo quedaba la ascensión al temido Bartolo. Me tomé mi tiempo en dicho punto, hidratándome bien, ya casi lo teníamos hecho y físicamente me encontraba bien, algo cansado pero con las piernas a tope. Algunos bikers que había pasado antes, llegaban y proseguían casi sin bajarse de la bici. Y yo allí saboreando el momento, sin prisa alguna.

Al final me monté en mi Oiz y empezamos la temida ascensión al "Bartolo" que ademas era al tramo Bkool. Menudo pedazo de ascensión. La verdad es que la pendiente era demoledora y apenas tenias alguna zona para recuperar y tomar aliento. Ademas el calor era sofocante (y pensar que horas antes me estaba congelando del frío). Sin embargo hoy estaba tocado con la varita y todo me iba de cara. Recuerdo que empecé la ascensión con otro biker, que me comentó que ya conocía esa ascensión, describiéndome un poco por encima el final de la misma. Cuando el terreno ya se puso muy empinado, este chico me dijo "que dios reparta suerte" y aceleró el ritmo, marchándose por delante. Igual pensaba que iba fundido y por eso aceleró su marcha. Yo proseguí mi ritmo fuerte pero controlando las pulsaciones que ya estaban bastante altas (creo que es lo mejor que se puede hacer cuando no conoces el recorrido). La mayor parte de la ascensión lo tuve por delante a la vista pero llegó un momento en el que ya no se distanciaba, y al cabo de unos minutos, y sin acelerar, ya lo había alcanzado. Otro biker nos alcanzó también por detrás muy sofocado justo cuando el terreno nos daba una tregua. Ahora tenia una especie de llano o falso llano para poder recuperar. ¿quien ha dicho recuperar ja ja ja?. En vez de recuperar me deje llevar por la inercia del pedaleo y cuando me di cuenta ya no tenia nadie detrás de mi. Había abierto un hueco considerable llegando a perder de vista a mis acompañantes. Increíble, aun tenia gas en las piernas después de mas de 2.000 m+. Ya no tenia nada que perder, apreté aun mas para dar todo lo que tenia y la última rampa bestial (ver foto) la subí del tirón, tirando de lumbares como nunca había hecho en mi vida y con una sonrisa de oreja a oreja. Que momento mas sublime. (Luego me enteré que alguno que yo me se la subió andando je je).

Tras coronar el Bartolo (menudas vistas se pueden ver desde allí) bajamos por una carretera estrecha con muchas curvas (ver foto) y cuando parecía que lo peor había pasado, me encontré descendiendo el Desierto de las Palmas por una trialera de piedra rojiza que parecía no acabar nunca, muy rota, con algunos tramos estrechos y técnicos que a estas altura iba afrontar pues ya teníamos el objetivo casi al alcance de nuestras manos. Cuando finalizó este tramo (se me hizo eterno) no sentía las palmas de las manos. Entrando en Benicassim, en el ultimo kilómetro, decidí ponerme al 100% haciendo un parcial bestial, entrando a meta esprintando donde alcancé mis máximas pulsaciones de la etapa. Aquí finalizaba esta aventura, de la mejor manera posible, con un buen sabor de boca, con el sentimiento de sentirme otra vez competitivo. Eso si, tenia un dolor de espalda que no me permitía agacharme, prueba de que me había esforzado al límite. Esta es la clase de ciclismo que me gusta, en la que eres capaz de dar todo lo que tienes y que disfrutas al 100%, de principio a fin. Y lo mejor de todo, ya era FINISHER de la MEDITERRANEAN XTREM 2017.

Agradecimiento especial a Maria Jose, que me esperaba pacientemente en meta, por su apoyo durante estos últimos meses de preparación y la ayuda con el equipaje y traslado de la bici hasta Valencia. Las cosas son mucho mas fáciles junto a personas que también les apasiona este deporte y se entusiasman con tus mismas ilusiones.

2 hozzászólás

  • Fénykép demoniobill

    demoniobill 2018.03.19.

    Que grande. Preciosa la forma que tienes de contarlo. Enhorabuena!!!!!!!!

  • Fénykép demoniobill

    demoniobill 2018.03.19.

    Muy buena

You can or this trail