Idõ  2 nap 20 óra 41 perc

Koordináták 10878

Uploaded 2016. április 28.

Recorded április 2016

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
13 m
-5 m
0
16
33
65,13 nm

Megtekintve 1271 alkalommal, letöltve 6 alkalommal

közel Tigre, Buenos Aires (Argentina)

Zarpamos por el río Luján a la tardecita para ganar unas horas, bajaba lindo y el día estaba despejado, enseguida entramos por el Abra vieja y después el Gutierrez. Día de semana no hay muchas lanchas, pero para pasarla más tranquilo y ahorrar algo de corriente en contra, la idea era hacer Correa, Dorado y Borazo. Remontamos el Vinculación entre los palos y entramos al Pajarito y después al Correa. Todo bien, sol agua tranquila, hasta que aparece el primer banco de camalotes, pechamos y pasamos, no va a ser la primera vez. Llegamos hasta la quinta de los Cipreses donde el arroyo cambia la corriente y aparece un banco impasable. A horcajadas en la proa del kayak para que me aguante si piso en falso, mitad caminando mitad remando pasamos el segundo banco, adelante otro y más adelante uno interminable. Y bueno, uno tiene que saber reconocer cuando esta derrotado y pegar la vuelta. Teóricamente la marea empezaba a crecer así que no estaba tan bravo para remontar el Urión y el Honda.
Nos despegamos la mugre, tiramos por la borda algunas sanguijuelas tamaño extra large y partimos de vuelta. Ya encaramos el Vinculación al Atardecer y el Urion de noche cerrada. La luna llena empezó a salir atrás de los ceibales. Paramos a poner luces para que nos vean, terminamos el té caliente y remontamos tranquilos hasta las 9 y monedas. Llegamos creo, unos 5 minutos antes que el amigo del Fondeadero se vaya a dormir. Por suerte me dejó armar campamento adelante en un lomo de arena que terminó 5 cm por arriba del nivel de la marea de la mañana…
Segundo día de suerte, y para seguir de suerte hay que mirar el pronóstico de vientos y mareas. Se anunciaban vientos del NE a unos 21 Nudos para la tarde. Y la plea a las 10:30 bajando hasta las 5:30 con este panorama descartamos el cruce desde la isla Nutria pasando por debajo de Oyarvide y le metimos por los Bajos y el Diablo. Ya saliendo del Sueco se veía hacia el Este y el Sur la marejada que viene desde afuera. Pegados contra la margen izquierda de los Bajos reparados del viento y esquivando la corriente entre los juncales, pasamos punta Morán y el agua empezó a bajar fuerte. Mucho camalote, como estaría el Diablo? A la entrada una chata cargando madera, averiguamos en el camping para la vuelta pero estaba fuera de servicio por las mareas y el mal tiempo. Me pasaron dos lanchas, si no vuelven se pasa, más adelante veo la segunda pegar la vuelta. Todavía tengo esperanzas, ya hay mucho camalote, la primera lancha viene de vuelta. Los camalotes se aprietan en una angostura del arroyo y no se pasa, yo pienso que mientras se muevan paso, muchas alternativas no tengo. La corriente es fuerte y viene una marea de camalotes, si estuvieran quietos los paso, pero me empujan para atrás más rápido de lo que avanzo. Tengo que esperar unos minutos reparado contra un sauce y paso, más adelante viene un camalote que ocupa el ancho del arroyo y despega un metro del agua, es como un cañaveral flotante, por suerte deja un espacio para esquivarlo. Después no queda ni uno y avanzamos hasta el Miní, el camping está cerrado, aprovecho el muelle y el sol para sacarle la humedad de la mañana al equipo de camping y la ropa.
Como liviano quedan 3 horitas hasta recalar en Timoteo, van a ser peleadas con el NE y la bajante. Si encaramos de frente al Petrel vamos por otra derrota segura, corre como endemoniado. Siguiendo el consejo de un misterioso kayakista solitario de acento caribeño, que me dijo que no había que cruzar de la boca del Miní al Petrel sino remontar por la orilla y cruzar desde arriba, mientras miraba sentado debajo de un Sauce a los demás paleando desaforadamente por el medio de los pozos del Barca Grande. Esa vez yo venía río abajo, pero ahora remonté hasta la boca de la Barquita y cruce derecho a la entrada del Petrel sobre la margen derecha. Igual corría pero de este lado el tramo es mucho más corto y hay más remansos. Además a la entrada me permitió remontar un poco más para cruzar bien de arriba. Juntamos un poco de leña, desde el agua nomás, porque estaba todo inundado y encaramos bien arriba. Se notaba la corriente y encima el viento fuerte y el oleaje que venía seguido y parejo. Pasamos algunas correntadas muy fuertes que me hacían perder el terreno ganado hacia el Norte. Faltando unos kilómetros ya entramos en el reparo de la isla y el río se plancha, es una tarde de fábula, el sol brilla, los cipreses de Timoteo empiezan a teñirse de Otoño ya se escuchan los Caraus los Chajás y mientras relajado trato de avanzar hacia el extremo Norte de Timoteo la corriente me arrastra río abajo no queda otra que remontar como media hora pegado a la orilla.
El lugar es muy alto, pura arena de río gruesa lisa, muy por arriba de la creciente de ayer que quedó marcada con una hilera de camalotes moribundos. Camping inmejorable, caliento la cena con gas y guardo la leña para la mañana siguiente, que la fogata garpa al amanecer. Sentadito en la repo mirando el río iluminado por la luna llena, buena música, un tinto en la mano y unos Hersheys amargos en la otra, hasta que me empieza a ganar el sueño. La idea era estar hasta mediodía prender el carbón, liquidar un ojo de bife a la parrilla, sobremesa y cruzar hasta la boca del Miní. Se pronosticaba menos viento también del NE y a la tarde entraba un SO fuerte, la marea hacía el pico a las 11:30 y empezaba a bajar hasta las 6
A eso de las cinco y media me despierta la lluvia pegando contra el sobretecho, finita tupida y empujada por el NE que estaba más fuerte que ayer. No estaba preparado para la lluvia ni para zarpar a la mañana, pero…. Rescatamos las cosas desparramadas por afuera para que no se mojen y esperamos que amanezca. Panorama fulero, nubes bajas del NE mucho más fuerte que ayer, de vez en cuando un chubasco helado. No tiene mucho sentido quedarse ahí, tampoco se ve bien el horizonte y si el SO viene fuerte se va a poner muy jodido. El desarme del campamento no es para nada prolijo todo mojado, la arena que ayer era linda ahora se pega por todos lados. Lo único bueno es que el fuego prende, avivado con el viento las ramas secas arden debajo de la llovizna y le meto arriba el jarro con el desayuno para que el agua no lo apague. Me despido de Timoteo con sabor a poco, el termo con té caliente, las barritas en el bolsillo y un café con leche en el buche. Para de llover pero el viento sigue fuerte y al alejarme las olas me pegan por estribor, apunto muy arriba con el recuerdo de ayer fresco. Igual no es suficiente, con semejante correntada al llegar a Oyarbide ya me arrastra indefectiblemente y termino casi dos kilómetros aguas abajo del Petrel
No me gusta el Petrel, es feo eso de remontar por arriba de la isla cuando la tenemos ahí enfrente, encima siempre corre. Recuerdo con nostalgia esos primeros cruces que le pegábamos derecho de la boca del Barca por donde ahora hay tremenda isla, también intentamos con suerte pasar por abajo de Oyarbide. Pero el mejor descubrimiento fue el año pasado, cuando después de haber paleado una hora extra para remontar hasta la boca del Petrel encontramos en GE un humilde arroyito que sale al otro lado de Oyarvide y por supuesto tenía guardado el WP en el GPS. No iba a remontar, por ahora. La boca está a 500m aguas abajo y sin remar ando a 11,2 Km/h. Veo un botecito verde que viene. No es un bote es una boya de estribor sin la torre!! Me distraigo, veo una hilera de sauces altos y estoy seguro que es ahí. Paso entre los palos entro atrás de los sauces y aparece un zanjón oscuro que no corre. Miro el GPS y me pase como 500 mts….La remontamos como se pudo, por arriba de la isla literalmente y una vez en el arroyo es algo increíble, parece cualquier arroyo del delta ligustrinas, filas de Álamos altos a los costados, algún Ceibo, algún Curupí, Sauces. Si me dicen que estoy en Las Piedras me lo creo y estoy en el medio del Río de la plata. El primer arroyo a la derecha hay que doblar o termino en Berazategui. Es distinto muy bajo en el medio de un pajonal y con camalotes arraigados al fondo y cabombas. Con el río bajo no sé si estará muy navegable, todo sea por esquivar el Petrel. Salimos a los pozos casi frente a la boca de la Barquita, río planchado quiere aparecer el sol. Apuntamos arriba y llegamos holgados a la boca falsa arriba del Miní y entramos por ahí ahora que verificamos que tiene salida en GE (la de la Barquita no tiene salida! Pero había lindos cisnes..) Paramos en el Miní, el camping sigue cerrado así que decidimos pegarle hasta el Fondeadero. Sale el sol hacemos el Diablo casi flotando con la corriente seguimos comiendo algo y en la boca ya no se puede esperar más. Fogata parrilla, batatas a las brasas y unas morcillas de lujo. Colgamos de donde se pudo todo lo mojado para que se seque. Todo lindo hasta que se largó a llover… otra vez. Las batatas no llegaron a cocinarse pero las morcillas sí. Acomodamos todo y zarpamos.
Pegadito a la orilla remontamos el camino de siempre, Bajos, Aguaje del Durazno, Durazno y capitancito. Quizás haber cruzado por el Sueco y entrar por el Surubí era mejor, pero no tenía ganas de renegar con la bajante. El Paraná es un espejo empezamos a cruzar derecho hacia el Honda y de frente viene un crucero de arribada a todo motor, sobra para pasar por adelante. Pero en el agua veo un Coipo que está cruzando en rumbo de colisión con el crucero, no me la perdono si lo pasan por arriba, así que me quede al lado y le hice señas. El pobre coipo estaba más preocupado por llegar a la orilla que por escaparse de mí, le hice una seña al marinero que ahora entendió mi maniobra, cambiamos una sonrisa y cada uno siguió para su lado
En un rato llegamos al Fondeadero, el río estaba bajo, pero por las dudas acampamos en el mismo lugar. Acomodamos el equipo descansamos y al día siguiente salimos temprano, no nos animamos al Arroyón por los camalotes, pero le metimos por el Borazo y Dorado. Con el frío y el mal tiempo de ayer no había lanchas, el San Antonio estaba desierto y por el Sarmiento me cruce solamente la almacén. Me comí una fruta en el Santa Rosa y a mediodía atracábamos en la rampa completando 122 Km de fábula.
Barcaza varada en el Sueco, unico lugar alto y seco para parar. Esta es una foto de otro viaje, en este estaba tapada por el agua
02 Entrada Diablo
05 Banco Timoteo
Campamento 1 y 3 Fondeadero

9 hozzászólás

  • Fénykép Augusto65

    Augusto65 2016.05.06.

    Excelente descripción.

  • Fénykép mkarplus

    mkarplus 2016.05.17.

    buenísimo el relato, (al menos para los que remamos)!
    Qué pasó con las batatas a medio hacer?

  • Fénykép Laurentino Comas

    Laurentino Comas 2016.05.17.

    Ja! Ja! muchas veces las traigo de vuelta y las termino en el horno. Boca del arroyo Diablo, mano derecha si ves una planta de batatas es porque estaban bastante crudas. Saludos

  • Fénykép Nautimap

    Nautimap 2017.01.31.

    muy buena!

  • Fénykép santiagomartinez

    santiagomartinez 2017.02.18.

    Que lindo Laurentino, tengo muchas ganas de comenzar con esto del kayak, hace años que voy con mi lancha por los bajos y demas, conozco todo pero claro en embarcacion a motor y grande :-) que me aconsejas para arrancar?? la verdad tengo una nena chiquita y se me complica pero va a ir creciendo y quiero hacer una actividad que pueda compartir

  • Fénykép Laurentino Comas

    Laurentino Comas 2017.02.21.

    Andate al CRNBE en Escobar en el Paraná de Las Palmas. No te asustes por el camino, pero hay buenos cursos para empezar, te prestan Kayaks y el río esta mas limpio y menos transito. Suerte!

  • Fénykép santiagomartinez

    santiagomartinez 2017.02.21.

    Gracias por la recomendacion!

  • Fénykép jrpampa

    jrpampa 2017.04.24.

    Eso es vida!!!! https://www.wikiloc.com/outdoor-trails/tigre-timoteo-en-solitario-122km-13109127#wp-13109132/photo-8084213

  • Fénykép Navitronic

    Navitronic 2018.03.24.

    Excelente

You can or this trail