Idõ  6 óra 9 perc

Koordináták 1045

Uploaded 2018. május 4.

Recorded április 2018

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
852 m
302 m
0
3,5
6,9
13,86 km

Megtekintve 228 alkalommal, letöltve 12 alkalommal

közel Zuaztoi, Navarra (España)


Marcha realizada el 30 de abril de 2018
Con la mañana un poquito más despejada que otros días, salimos desde la pedanía de Apaioa, que se encuentra muy cerca de Azpilkueta.

Recorremos por una pista asfaltada el poco más de medio kilómetro que separan ambas poblaciones, para coger por la izquierda, nada más entrar en Azpilkueta, una calle en la que un poste señaliza hacia la ermita de San Fermín, que es donde nos dirigimos.

Muy pronto la calle del pueblo se acaba y continuamos por una pista de tierra, que con rumbo noroeste y en cuatrocientos metros nos lleva hasta dicha ermita, en la que lo primero que destaca es el pequeño cementerio que hay pegado a su pared este. Continuamos por dicha pista de tierra, que en suave ascenso nos acabará sacando a otra que sigue por la derecha y que no cogeremos, tras algo más de trescientos metros desde la ermita. Esta otra que en realidad sigue siendo continuación de la primera, transcurre a media ladera, pero sigue ganando altura y va dejando unos pastos a la derecha, que según nos dicen los paisanos del lugar van quemando progresivamente, para así poder reforestar dichas laderas. Esta pista, que poco a poco se va convirtiendo en senda, llega a un cruce poco después de haber dejado una borda a nuestra derecha, pero nosotros en dicho cruce hemos de coger un sendero, que por la izquierda y en descenso se dirige hacia el arroyo Ixtixegiko. Es aquí, donde poco antes de llegar a dicho arroyo, y en una charca, hemos tenido la suerte de poder ver un grupito de tritones palmeados, que no parecían demasiado asustados y que hasta se han dejado fotografiar, tal vez debido a la precoz ingenuidad que todo anfibio, no metido en política, suele tener.

Vadeamos el arroyo Ixtixegiko, que por cierto viene bastante cargado, y afrontamos una fuerte subida de un kilómetro y medio hasta el collado Inaterriko. Aquí las vistas empiezan a ser muy buenas, sobre todo hacia los valles de la zona noroccidental, aunque nosotros tras recuperar un poco las fuerzas, seguimos bordeando por la izquierda la cuerda del Larrondo, hacia el que nos dirigimos, con la información de que desde dicha cumbre las vistan aún serán mucho mejores y más panorámicas.

Así es que desde dicho collado, nos hemos dirigido con rumbo noroeste hacia la confluencia del camino que llevamos y del GR 11, que nos sale por la izquierda, justo a la altura del desvío que habremos de coger para subir hasta el Larrondo. La subida dibuja un par de zetas a derecha e izquierda, antes de afrontar el tramo final por pastos de montaña, que al igual que todo lo que nos rodea, éstos también parecieran estar pintados de un verde brillante. Desde los algo más de ochocientos cincuenta metros del Larrondo, y gracias a lo aislado que está de otras cimas, tenemos una visión de trescientos sesenta grados, sin ningún obstáculo que se interponga en muchos kilómetros a la redonda. Así pues, hacia el norte, y no a mucha distancia, podemos ver la cuerda que hacíamos el día anterior, con el Peña Plata algo más a la izquierda/oeste y el Mendibil un poco más a la derecha/este. También se puede ver, aunque su cumbre un tanto cubiertas de nubes, el Autza y todo su macizo, que representa la mayor altura del valle, y que se encuentra frente a nosotros, al otro lado del valle del Baztán, en dirección este.

Tras disfrutar unos minutos del privilegiado mirador, bajamos por la ladera norte con un hayedo a nuestra derecha, y conectando rápidamente con el GR 11 que dejábamos unos metros atrás. Seguimos durante setecientos metros más dicho GR, con la sorpresa de seguir viendo varias posiciones de guerra por la izquierda. En este caso, primero vemos una posición de tiro y poco después un búnker, casi justo a la altura en la que dejaremos el GR para continuar por la derecha por una senda, que a diferencia del tramo anterior, ésta lo que conserva son algún que otro antiguo dolmen. Por dicha senda continuamos durante casi un kilómetro y medio, para hacer un brusco giro a la izquierda, justo a la altura de un colladito, en el que el poste informativo está caído en el suelo. Cogemos esta amplia senda de bajada, que primero se encuentra por la derecha un grupito de grandes hayas, en las que aprovechamos para comer, y poco después continuar el camino de bajada hasta que llegamos a un cruce.

En dicho cruce, la senda que hemos bajado continúa de frente, pero a nosotros no nos sirve, y por ello cogemos por la derecha un camino más estrecho y con fuerte pendiente, que a los pocos metros nos saca a una cerca metálica con puerta. Nada más pasarla, seguimos ahora bajando por un camino en umbría, que debido al poco uso se va perdiendo, dado que la vegetación recupera su espacio natural, pero que se recomienda por lo bonito que es, y sobre todo porque al kilómetro y cuarto llega hasta uno de esos rincones con encanto, que no hay que perderse.

Hemos llegado hasta la confluencia del arroyo Artzubiko, que en el citado camino llevábamos por la derecha, con dos molinos de agua y un puente de piedra que lo cruza.

Aquí hay un cruce, con una senda por la derecha que también se puede coger, y una pista de frente que es la que seguimos, para acabar saliendo a la carretera. Pasaremos el pueblo de Azpilkueta, para por la misma pista hormigonada de esta mañana, regresar hasta Apaioa, que es donde dejábamos los coches seis horas y diez minutos antes.

1 comment

  • Fénykép Lonchu

    Lonchu 2018.11.05.

    I have followed this trail  ellenőrzött  View more

    la señalización es deficiente

You can or this trail