Idõ  2 óra 58 perc

Koordináták 418

Uploaded 2015. július 20.

Recorded július 2015

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
344 m
128 m
0
2,2
4,3
8,61 km

Megtekintve 3483 alkalommal, letöltve 146 alkalommal

közel Oía, South Aegean (Greece)


Nombre: 2015-07-20 10:51
Hora Inicio: 07/20/2015 10:52Hora Fin: 07/20/2015 13:50Distancia recorrida: 8,6km (02:58)Tiempo en movimiento: 02:28Velocidad media: 2,9km/hVel. en Mov.: 3,5km/hVelocidad Máxima: 8,7km/hAltura Mínima: 127mAltura Máxima: 343mVelocidad Ascenso: 310,5m/hVelocidad Descenso: -361,7m/hGanancia Altitud: 493mPérdida
Altitud: -355mTiempo
Ascenso: 01:35
Tiempo Descenso: 00:58

Grupo insular volcánico del Mar Egeo que pertenece a las islas cícladas (75, 79 kms; 11400 ab) que emergió en edad prehistórica y que constituye el lado oriental de un antiguo cráter inundado por el mar en el siglo II a.c. seguido de una erupción de carácter explosivo del cual sabemos a través del filósofo Platón.
La amplia bahía en forma de medialuna (la Caldera) posee al frente un grupo de islotes volcánicos formados de los flujos de lava de las varias erupciones, cuyos nombres son: Thirassia, Aspronesi, Mikra Kameni, Palea Kameni e Nea Kameni.
Estos islotes emergieron, respectivamente, con las erupciones, en fechas precisas, la del 97 a.c, 1570, 1707, 1866 y en 1925.
Las excavaciones han demostrado que desde el s. IV a.c la isla era habitada por una civilización muy desarrollada que desapareció luego del cataclismo.
En la antigüedad la isla fue habitada por los minoicos y después por una colonia de Dorios y pareciera ser que de aquí se creó en la mitad del siglo VII a.c la civilización de nombre Cirene (que habitaba en la actual libia).
En la isla de Thira, en la localidad de Akrotiri, fue descubierto un pueblo de la época minoica sepultado en la erupción que ocurrió 3500 años atrás.
Las exploraciones arqueológicas han puesto a la luz restos de calles y edificios, además fue identificado un templo de Apolo, construido sobre la roca (siglo VII a.C) y en la zona mediana de la colina un agora, un gimnasio y una basílica de edad helenística con restauraciones hechas en la edad romana.
También se encontró una interesante moneda arcaica y una cerámica posiblemente dorica. La mayor parte de los excepcionales frescos que decoraban las paredes de algunos ambientes están conservados en el Museo Nacional de Atenas.
En otra localidad de la isla, Palai Thera, se encuentran visibles otros restos de la Thera helenístico-romana, base de la potencia marítima de los Tolomeos.
El terremoto no solo hace caer todas las casas, sino que una entera época, sepultándola. Santorini no es simplemente una isla, Santorini no ha vivido ni ha evolucionado como las islas cercanas. Su historia, sus habitantes, sus obras, fueron sepultadas en la profundidad de la tierra, para luego renacer. ¡Y esto no solo una vez!
Un tiempo, en el lugar de la actual Santorini, se encontraban dos o tres islas de poca importancia y que ahora están incorporadas en la isla:
a.El Monte del profeta Elías.
b.Las rocas dominantes de Athinios, el actual puerto
c.El Monolithos, una roca asilada que surge a lo largo de la costa oriental de la isla.
Estas tres pequeñas islas, representaban miles de años atrás, la isla de Santorini o como la llamaban sus mismos habitantes del tiempo: “Stronghyli” o “Tonda”.
Después de la catástrofre viene nuevamente la paz. Primero los hombres y después el volcán comenzaron de a poco a retomar sus actividades naturales.
En cuanto a los hombres, los primeros que desembarcaron en la isla fueron los Fenicios (1300 a.c) y la llamaron Kallisti, luego los Dorios de Esparta (1115 a.c) que teniendo como rey a Thira, le dieron ese nombre. En este período se construyeron puertos, ciudades, templos y se introduce el alfabeto.
Sucesivamente la isla se aleó con Esparta y Atenas llegando a ser una importantísima base naval de los Tolomeos.
Santorini fue cristianizada en el siglo III llegando a ser sede episcopal: era el período bizantino.
Los Francos llegaron a Thira en 1204 y la bautizaron como Santorini y eligieron como capital el Fuerte de Skaros.
Es en ese momento que se inicia un largo y duro período para los habitantes de la isla: peleas bizantinas, invasiones de los turcos, rivalidad entre Genova y Venecia…hasta que la isla se anexa al imperio otomano en 1579.
Cuando después estalló la guerra de Candia, los venecianos, teniendo el dominio del mar, metieron en prisión a todos los turcos de las islas del Egeo y no permitieron que en Santorini se establecieran los otomanos.
En realidad los turcos no la colonizaron jamás y la isla subsiste con relativa autonomía. Los habitantes elegían sus propios jefes (gerontes) que los representaban ante las autoridades otomanas y venecianas. De hecho la isla estaba obligada a pagar las tasas tanto al Sultán como a la República de Venecia.
Hoy, el pueblo principal, Thira o Fira, está constituido de características casas blancas, de iglesias ortodoxas de cúpula azul (hay también una iglesia católica en Firostefani) y numerosas joyerías que se encuentran entre las rocas de la pared interna de la isla que posee una altura de hasta 400 metros.
Estas características se repiten en casi todos los pueblos de la isla, como Imerovigli, Firostefani, Pyrgos y en particular, Oia.
Oia es uno de los pueblos más bellos del Mediterráneo, famoso sobre todo por sus espectaculares puestas de sol.
Hay dos formas de llegar a Santorini, en avión o en ferry. Lo mejor es acercarse por mar. Sí, a una isla siempre hay que llegar por mar. Desde el mismo puerto de El Pireo, en Atenas, parten regularmente los ferries que recorren las islas del Egeo. La llegada en barco a Santorini es realmente espectacular.
Genuina geología
Santorini posee una belleza salvaje, de eso no cabe la menor duda. Destaca de todas las demás islas del Egeo por su configuración geológica. Es de origen volcánico y tomó su forma actual –una enorme pared de acantilado, con rocas lávicas y de piedra pómez, cortada en forma de media luna– al hundirse en el mar la caldera de su volcán central. En el centro del cráter se encuentran Nea Aspronissi, Palea Kameni, Nea Kameni y Thirassia. El volcán que dio vida a Thirassia y Aspronissi estalló hace tres millones y medio de años, hundiéndose después en el mar y arrastrando consigo una gran parte de Santorini. Fue un cataclismo tremendo: su efecto, se estima, equivalió a la explosión de dos millones de bombas atómicas como la arrojada sobre Hiroshima. Hoy, Thirassia, una pequeña isla de aspecto atormentado, resume en su geografía los rasgos de su hermana mayor. Un paisaje de rocas volcánicas de color rojizo y también de playas solitarias. Pero el volcán todavía no ha muerto. Como un gran monstruo dormido, su interior todavía respira, creando humos y vapores de azufre en la joven isla de Nea Kameni. De hecho, Nea Kameni emergió en 1707 y aumentó de dimensión en 1925, en el transcurso de una erupción que duró dos años.
Basta una hora para llegar al corazón del pequeño volcán, en el centro de la isla, recorriendo un sendero que se extiende entre humaredas de azufre y bloques de obsidiana esculpidos por el viento, matojos de hierba y zonas cubiertas de margaritas: el mejor mirador posible. Mientras, el tiempo en la bahía parece haberse detenido. Es como si la vida hubiera brotado un instante para quedarse luego congelada durante siglos. O como si los pequeños pueblos que flotan en la cima de la tierra hubieran aprovechado este momento para florecer entre el desierto de cenizas. Son pueblos fríos y frágiles en su blancura que, en su tranquilidad extrema, parecen estar a la espera de su destrucción. Pues es perfectamente posible que algún día la isla abandone su quietud milenaria para sacudir de sus hombros todas las creaciones del hombre.
Singularidad arquitectónica
Firá, la capital, está en la parte occidental de la isla, en uno de los extremos de la media luna o caldera volcánica que la explosión cortó en dos. Es el principal punto de llegada de los turistas. Los grandes barcos no pueden atracar en el puerto de Firá, de aguas demasiado someras. Deben fondear a cierta distancia y es entonces cuando vienen los isleños, a bordo de sus pequeñas embarcaciones, para llevar a tierra a los pasajeros y su equipaje. Llegados a puerto, algunos ascienden en teleférico, en burro o a pie (subir los escalones a pie supone 30 minutos de fatigosa ascensión).
Las casas de Firá, de arquitectura singular, ofrecen una sorprendente imagen. Se trata de un bello conjunto adornado con casitas encaladas cúbicas al filo del abismo, de cúpulas azules, de cuevas y tabernas que son una delicia para pasar el rato. Entre ellas destacan algunos edificios señoriales con amplios patios interiores, en el más puro estilo mediterráneo. La vida en Santorini está expuesta a una infinidad de peligros: por lo menos así lo atestigua una larga historia de erupciones volcánicas y de los incontables terremotos que la asolaron. Durante el último temblor de tierra, en 1956, murieron 48 personas y muchos isleños emigraron a Atenas para nunca más volver. Un buen número de hogares fueron destruidos o desaparecieron por completo, pero a consecuencia de la catástrofe el mundo entero puso su vista en Santorini, comenzando así una era de reconstrucción y afluencia turística.
El atardecer de Oia
No es precisamente Santorini una isla que se distinga por sus bellas playas. Sin embargo, las principales están en la parte oriental, junto a los pueblos de Kamari y Perissa. Otra cosa son las pequeñas localidades. En el extremo norte de la isla, Oia es uno de los lugares con la atmósfera más intensa de Santorini. La belleza de la arquitectura de sus casas, pintadas de blanco y ocre, contrasta agradablemente con los áridos pueblos del interior y la puesta de sol se admira en este lugar mejor que en cualquier otro lugar de isla. Una sugerencia: en Oia hay que buscar los tholos, las antiguas casas de los pescadores excavadas en la roca, o los cafenion que se aferran a la escollera, aristocráticos y esenciales, y esperar que el mar se disponga a engullir el sol. Mágico espectáculo. Ya sólo falta que la primadonna, el volcán, haga su aparición sobre el escenario de la bahía.

La ruta aquí descrita, así como los tracks para GPS son orientativos. Queda bajo la responsabilidad de quién la realice, tomar las medidas de seguridad apropiadas para el itinerario, que dependerán de las condiciones climatológicas, así como la preparación tanto técnica como física de la persona que la lleve a cabo. Quede bien claro que todo lo indicado (track y comentarios) es meramente a nivel informativo y sin ningún otro tipo de ánimo, eximiéndose el autor de responsabilidad alguna, ante cualquier percance que pudiera sufrir quién por voluntad propia o inducida realice la ruta.

View more external


Nombre: Segment 1
Hora Inicio: 07/20/2015 10:52Hora Fin: 07/20/2015 13:00Distancia recorrida: 6,9km (02:08)Tiempo en movimiento: 01:43Velocidad media: 3,2km/hVel. en Mov.: 4km/hVelocidad Máxima: 8,7km/hAltura Mínima: 127mAltura Máxima: 323mVelocidad Ascenso: 351,9m/hVelocidad Descenso: -365,3m/hGanancia Altitud: 445mPérdida Altitud: -256mTiempo Ascenso: 01:15Tiempo Descenso: 00:42

Nombre: Segment 1
Hora Inicio: 07/20/2015 10:52Hora Fin: 07/20/2015 13:50Distancia recorrida: 8,6km (02:58)Tiempo en movimiento: 02:27Velocidad media: 2,9km/hVel. en Mov.: 3,5km/hVelocidad Máxima: 8,7km/hAltura Mínima: 127mAltura Máxima: 343mVelocidad Ascenso: 310,5m/hVelocidad Descenso: -361,7m/hGanancia Altitud: 493mPérdida Altitud: -355mTiempo Ascenso: 01:35Tiempo Descenso: 00:58

4 hozzászólás

  • Fénykép winniv

    winniv 2017.07.10.

    I have followed this trail  ellenőrzött  View more

    See under my own profile.
    Thanks for the guidance Tito.

  • Fénykép Tito Jiménez

    Tito Jiménez 2017.07.11.


    I'm glad that you liked it. A greeting.

  • romain.bch 2019.07.13.

    I have followed this trail  View more

    Very beautiful hike with awesome views

  • Fénykép Tito Jiménez

    Tito Jiménez 2019.07.24.

    I'm glad that you liked it

You can or this trail